King Cassette

Eran las 11:00 de la mañana y yo estaba a unos minutos de llegar a mi destino. Vi un portón con un gráfico (muy chido por cierto) de un cassette con una corona de rey. Toqué la puerta y me abrió una chica llamada Berenice, el estudio estaba muy limpio y un aire ligero con jazz lo envolvía, mientras que una serie de pinturas brillantes decoraban las paredes, -creo que me gusta este lugar-pensé, -se siente el amor- me dijo mi intuición; Bere me ofreció un vaso con agua y lo acepté, en cada trago no dejaba de pensar en mi piel  -¿esta vez aguantará la tinta?, con mi piel nunca se sabe, me ha “botado” varias veces la perforación de la nariz- decía dentro de mí, Diego al sentirme inquieta me calmó y con toda la paz del mundo realizó los tratos de Fújur; realmente me gustan sus dibujos y el poder ser parte en todo momento del proceso de creación me permitió generar confianza; después hubo una serie de pasos para la higiene y el respectivo acomodo de las herramientas, en poco tiempo Diego Loza dio comienzo a la magia, mientras que de fondo Jay jay Johanson nos acompañaba.

Entre historias de chaneques, mundo virtual y tatuajes de ceja pasaron las horas. Cabe resaltar que todo el tiempo me sentí cómoda, como en casa, ambos me transmitieron amistad, es más, casi me olvido del dolor, pensamos que quizás por haber estado distraídos en la plática. Al final de la sesión, les agradecí la gran experiencia artística, pagué mi cuenta y un sentimiento de alegría me invadió al ver a mi dragón ¡tan vivo!, ahora, estoy segura que la suerte siempre me acompañará.

SILENCIO

En honor a todos los que sufren en silencio alrededor del mundo, en un lugar en el que pocos escuchan con el corazón, con tristeza desde un terreno en el que cada vez hay más gente que se siente sola, a propósito de los lamentables sucesos acontecidos en Cancún y ahora en Nuevo León, México.

 

Por Karla Sotelo.

 

Dentro del útero de la gran ciudad se gesta una terrible criatura, está cubierta de bubas, explotan y seres diminutos cuentan las historias más grotescas que existen, de esa manera se pasan las horas y la gente lleva a cabo sus vidas, caminan con el rostro fétido, lleno de la sustancia viscosa, escupida por estos pequeños pestilentes. Alguien más pasa y deja caer su dolor, lo oprime un sueño, éste se repite todas las noches: una piscina rectangular pierde sus fronteras con la selva, entre hojas y monos araña, a lo lejos una preciosa concha marina se abre, la mujer en su interior se deja ver desnuda, tiene el rostro de holograma, uno que proyecta todas las mujeres que ha considerado bellas desde antes de tener su primera corrida (femenina o masculina, no importa), mientras que por debajo del cuello una figura de reloj de arena se dibuja sutil alrededor de un cuerpo sumamente esbelto, piel brillante y perfecta como si fuera tela y a su lado la admira su opuesto perfecto, un hombre con pechos sobresalientes, incluso más que los de ella y ese alguien que no puede estar despierto los lunes en la oficina vuelve a soñar, pero esta vez la selva se abre como vagina en celo y lo absorbe, va cayendo sin parar, llora, trata de darle la mano a su madre, siente los abrazos de sus hermanos y amigos, todas las sonrisas se desvanecen en la selva hambrienta de almas, cae al suelo y ve que esa mansión con esa gente son irreales, están pegados a una nauseabunda masa burbujeante, parece sangre podrida, emergen rostros cadavéricos gimiendo, y recuerda cómo trato a su vecino, recuerda que siempre quizo ser mejor que todos, ser especial, se siente niño y recuerda que aunque es adulto no sabe nada en este mundo, la obscuridad lo mira de frente con su vestido de abismo y el vértigo lo llama pero su deseo por ser alguien lo deja inmóvil, no puede irse sin que antes lo vean. La ansiedad se vuelve su meretriz, le ata una correa al cuello y le susurra “hoy todo terminará…”

 

Se levanta de su asiento y les dispara a sus compañeros.

 

Entra al cine y ametralla al público.

 

Brinca la cerca, saquea la casa.

 

Levanta el arma y se dispara en la cabeza.

 

La sangre derramada se vuelve alimento para la aberración y los espíritus del amor, el respeto y la humildad se convierten en fotografías amarillentas.

 

 

 

 

 

Danza con Roger

Eran las 4 de la tarde cuando salimos de casa rumbo al zócalo de la CDMX, habíamos planeado llegar desde las 2:00p.m. pero yo tenía un poco de miedo por enfrentar al gentío que seríamos. Así que decidí que llegaríamos más tarde y comeríamos en el vegetariano de Madero antes de cualquier cosa. Ya en el restaurante, descubrimos que había mucho más movimiento de lo normal, comimos rápido y caminamos directo a la plancha, había largas filas de humanos esperando su turno al caminar para entrar por algún punto donde los oficiales dejarán un espacio libre, por un momento se escuchó “¡portazo!, ¡portazo!” y yo temblé un poco de angustia. Después de caminar una calles llegamos a una entrada, aunque por así decirlo estábamos a punto de ser arrastrados por una masa de gente, bueno, en realidad, todos éramos la masa de gente. Decidí huir pero era demasiado tarde, un compañero rockero me calmó diciendo: “Relájate ya estás aquí”.

Me puse cómoda en mis pequeños aposentos y disfruté de la espera, media hora antes comenzó el espectáculo, en verdad fue un deleite auditivo y visual, estando frente a la Catedral conspirando, aunque sea en cantos contra los malos tratos de la política humana y la educación. Rodaron algunas lágrimas cuando cantamos Wish you where here pues recordé a mi abuela, me vi en el momento en que ponía una y otra vez el acetato de Pink Floyd, que había dejado papá al irse de casa, “como quisiera que estuvieras aquí” repetía en mi infancia y ahora como adulto podía cantarla a todo pulmón en unísono con Roger Waters.

No era necesario alterar la consciencia, el espectáculo fue creado para abrir canales en nuestra mentalidad y reforzar lo que ya sabíamos del llamado “despertar” en la tendencia New age. Aún con todo y los portazos, los empujones, la falta de movimiento y demás fue un momento increíble donde generaciones compartimos el mismo aire y los mismos latidos.

No grabé, ni tomé fotos, todo está en el recuerdo de una experiencia única. 🙂

Underground Realm

19 de septiembre del 2014

Una vez más la espera fue nuestra compañera. La música eran tambores rebotando dentro de el edificio antes nombrado hotel Sevilla. Si no hubiera tenido la suerte de conocer a este muchacho, César, no hubiera podido disfrutar de esta exquisita fiesta. Sin embargo, no fue posible por cuestiones de trabajo de mi amigo llegar al principio del Underground Realm.

Mi marido y yo llegamos a las 11 de la noche y nos sentamos en contraesquina del House of Vans. El ediifico es increíble y nos entretuvimos comiendo chocolates y fumando un cigarro, mientras observábamos llegar un taxi tras otro con un grupo de invididuos muy parecidos, por su forma de vestir. Pantalones de mezclilla entubados, playeras negras, algunas chicas llegaron con tops se veían súper bien, la verdad. En cuanto a los hombres también llegaron luciendo muy atractivos.

Todos caminaban con paso firme dispuestos a llenar el lugar; nosotros esperando con gusto mientras escuchábamos los ritmos de machinedrums. Al fin llegaron César, Marissa y Claudia, los vimos en la entrada del hotel, nos permitieron el acceso con nuestros boletos, seguimos nuestra rutina de revisión, nos colocaron la muy común pulsera de identificación. Ya adentro el ambiente húmedo y caluroso simulaba un vientre obscuro y rebosado de adrenalina. Habíamos muchos menenando el cuello. Definitivamente decidimos comenzar con la primera ronda de tragos; los meseros se portaron muy amables y divertidos, bailaron conmigo algunas veces desde su lugar de trabajo.

Entramos a un cuarto donde las luces eran neón color verde y relucían unos cuantos taggeos sobre algunas superficies, simulando streetart pero delicadamente dispuestos como cualquier cuadro en una mansión elegante.

Fue una excelente oportunidad para sentir una ola de personas calientes, alegres, llenas de colores en el rostro, cabello y piel. Me sumergí a través de la gente y me paré en frente de Matthew Dear, tenía un set que contagiaba ánimo, sin sacrificar la armonía de los sonidos, mientras que los bajos eran suaves caricias para mi pecho.

Por su parte Green Velvet nos envolvió en un escenario esmeralda, atiborrado de humo. Su frecuencia era pesada al igual que sus sonidos obtusos, me sacudían la cabeza. Siguió una noche de sonrisas, zapateos y mucho compartirlos tragos, hasta que la fiesta terminó con una horrible acción de parte de algunos invitados: Aventaron tragos hacia el equipo de Green Velvet. ¡Qué horrible actitud!. Salimos tambaleando pero con mucha energía para seguir disfrutando esa madrugada.

La suerte de esa noche
La suerte de esa noche
2014-09-20 00.08.32
Hotel Sevilla
2014-09-20 01.08.52-1
colores humeantes

2014-09-20 01.08.52-2 2014-09-20 01.08.52 2014-09-20 01.08.53-1 2014-09-20 01.08.53-2 2014-09-20 01.08.54 2014-09-20 01.09.13 2014-09-20 01.09.14-1 2014-09-20 01.09.14-2 2014-09-20 01.09.14-3 2014-09-20 01.54.54 2014-09-20 03.10.13 2014-09-20 03.10.17 2014-09-20 03.30.27

La sorpresa de Ariana Puello y el espectáculo de Ana Tijoux

 Viernes 05 de Septiembre de 2014

La sorpresa de Ariana Puello y el espectáculo de Ana Tijoux

Viernes 05 de Septiembre de 2014.

Decidimos llegar a las 8:30p.m al pasagüero para poder entrar sin problemas de tráficos humano, pero cuando llegamos había una hilera de unos 30 individuos delante de nosotros. Comenzamos una platica con los demás asistentes. Poco a poco la fila de gente se convirtió en una serpiente gigantesca que rodeaba la calle de Motolinia. Tardamos aproximadamente una hora en entrar.

Ya dentro, pasaron otros bastantes minutos hasta que irrumpió el murmullo y chiflidos la mismísima Ariana Puello[1], investigando en la red, noté que había información previa de la asistencia de esta rapera de renombre, sin embargo en mi boleto aparecía una leyenda que decía: “Invitado especial”. No sé si fue una estrategia de publicidad pero logró impactar a todos.

El ambiente caliente y todos en movimiento; sorprendida mire que un hombre de unos 27 años de edad a mi lado expresaba toda la letra que rimaba Ariana. Mucha gente muy amable, las cervezas estaban en $35 las de un cuarto. El traguito de mezcal en vaso de plástico en $50.

Hubo un lapso al final de la aparición de Ariana, fue eterno en ese vagón de metro, éramos demasiados para la capacidad del lugar. Aunque todos hallamos la manera de acoplarnos e ir y venir por nuestros tragos (bueno casi todos) perdimos a uno de nuestros amigos nos dijo que iba por un trago y jamás regreso. Supusimos su hartazgo pues es esencialmente más solitario.

Al fin llego Anita, todos enloquecimos y la danza retumbo toda Tenochtitlán. Las voces al unísono rebotaban el lugar y el humo sagrado se dejo mirar. Dentro de la euforia y el goce conocí a una bella mujer que me transmitió mucha paz y fraternidad femenina, aquí les dejo un poco de su trabajo: http://bit.ly/1xvsXXV

Mucho woman power, pero sobre todo conciencia de la ineficiencia de las fronteras geográficas y del prejuicio. Disfrutamos el disco entero de Vengo con mucho placer, fue un excelente espectáculo. Al final no nos queríamos ir, nuestro cuerpo exigía un after lleno de vitalidad como la música de esta dama del rap.

Para escuchar el disco esta liga: http://amzn.to/1rY2MV7

Y esta otra para saber más de Ana Tijoux: http://bit.ly/1udanQh

[1] http://on.fb.me/1nENEXJ

ADF, AXPI, DEATHMATCH, VIEJOS y mucho ajenjo

El sábado 23 de Agosto del 2014, no solo estrenamos la nueva ubicación del bar Gato Calavera, además fue nuestro rito de paso como exploradoras de la ciudad. Nosotras somos amigas y compañeras de trabajo, una poblana y otra chilanga, he ahí nuestro nombramiento pichilangas, una curiosa mezcla entre pipope y chilango, ambos peyorativos en cierto contexto, términos del imaginario mexicano.

Nos adueñamos del término y lo reconceptualizamos para conjuntar experiencias y sueños. El primero de ellos armar un blog para toda la gente que está en la Ciudad de México (o fuera de ella) y la conoce poco como a una tía lejana. Nos encantó la idea de divertirnos y a la vez compartirlo.

Esta vez quisimos descubrir Gato Calavera, un excelente lugar para saciar tus ansias de rock. Ten la seguridad de que te sentirás cómodo hasta de traje, pues la gente y las bandas tienen bastante calidad, podrás mover la mata con quien quieras y decir salud también.

Al contrario de lo que muchas personas pudieran pensar de un grupo de individuos repletos de tatuajes y exaltados por guitarras enérgicas y vocales poderosos, su rudeza es respetuosa, es más como un diálogo entre ellos.

En cuanto a los precios,  si llevas $300 ya la armaste, aunque no podrías tomarte todos los ajenjos que quisieras. Para darse una idea de la decoración pueden echarse un taco de ojo con las imágenes que subimos.

Las bandas terminaron de tocar y nosotras muy mareaditas pero bien contentas salimos a bañarnos con la lluvia de esa noche.